Cada vez que salimos al campo, D  intenta subirse a todas las piedras que ve ( supongo que por imitación, je,je); pero claro con sus botitas se resbala todo el rato y a veces se frustra un poco…
Él todavía es muy pequeño, aún no tiene los dos años y medio y gasta un 24 de pie.
Los primeros pies de gato que hay en el mercado son del numero 26, además a mi no me gusta mucho la idea de ponerle unos pies de gato ahora porque reconducen mucho la pisada y sus piececitos aún no están muy formados.
Por eso me decidí preguntar en la tienda donde llevamos nuestros gatos a recauchutar:
– Podéis ponerle goma cocida a unas zapatillas de niño?
El dependiente me miró con cara de extrañeza, pero llamó para preguntar .
-Dicen que  tienen unos retalillos por ahí y verán lo que se puede hacer.
-¡Genial ! -Contesté.
Salí de la tienda muy contenta e ilusionada pensando en los primeros pies de gato de mi niño. ¡Ay! Se iba haciendo mayor sin que me diera cuenta.

Pero más contenta me puse cuando los vi.
¡¡¡EStoy deseando salir a probarlos con él!!
Seguro que no pasa del fin de semana.

Anuncios