El otro día mientras iba con la furgoneta me encontré un vencejo.
Estaba en medio de un campo de paja ,aleteando en el suelo, a 34 grados de temperatura.
Pensé que quizás necesitaba situarse en un lugar alto para iniciar su vuelo;
los vencejos son muy buenos voladores pero necesitan altura para despegar.
Al cogerle, me di cuenta de que tenía el ala rota, manchada con un poco de sangre.
Después me enteré que había sido atacado por un gato.
Me daba mucha pena dejarlo ahí,sabía que si lo dejaba moriría, así que lo metí en la furgoneta  y lo traje a casa.

Lo primero que pensamos fue en llevarlo a un centro de recuperación de aves;pero nos dijeron que ellos no recogían vencejos y el centro especializado  estaba a unas dos horas de nuestro domicilio.
El vencejo tenía bastante vitalidad,los ojos abiertos, agitaba las alas,no parecía deshidratado ni en una situación grave.
Después de debatir que hacer con él decidimos finalmente cuidarlo en casa por  el momento.
Hay dos paginas muy interesantes con información muy útil sobre “qué hacer si te encuentras un ave” una es APUS que se dedica a la protección de vencejos,aviones y golondrinas, y otra es GREFA ,un grupo de rehabilitación de la fauna autóctona ;tiene información muy interesante sobre la cría del vencejo a mano.
Estuvo con nosotros dos días,le pusimos de nombre Kiko.
D estaba emocionado con nuestro nuevo huesped y se pasaba el día cogiendo insectos para Kiko con sus pincitas; y aunque se moría de ganas por entrar a verle ,tocarle ,cogerle… aprendió que los animales salvajes han de seguir siendo salvajes, interactuando lo menos posible con ellos,dejándoles su espacio ,guardando silencio, respetandolos.

El segundo día kiko nos dio una sorpresa, le sacábamos un ratito por la noche al patio (los vencejos son nocturnos) ,entonces empezó a batir sus alas como si quisiera echarse a volar.Levantamos las manos y ¡zass! Kiko dio un salto y se alejo en la noche con los demás.

Ha sido una experiencia muy enriquecedora para todos, hemos debatido sobre que hacer con los animales salvajes que no están en peligro de extinción¿actuamos?¿dejamos que la naturaleza siga su ciclo?.
Hablamos con D de todo esto, de que hay animales que se comen a otros (los mas débiles) y ellos los necesitan también  para vivir.

Esta vez Kiko tuvo una segunda oportunidad y nosotros con él reflexionamos y aprendimos juntos muchas cosas.

Ni que decir tiene  que a partir de ahora, todos los vencejos que pasan por nuestra casa ,para D son Kiko, que nos vuelve a visitar.;))

¡Que te vaya bonito KIKO!

Anuncios