Cómo lo prometido es deuda, allá vamos; en esta entrada os voy a contar cómo hemos hecho nuestro gallinero con material reciclado. Ha habido que comprar algunas cosillas, como puntas, barniz, espuma aislante ,listones rejillas y techo para la caseta, pero en total nos ha salido por 4o euros  más o menos, que para lo que cuesta un gallinero es bastante económico.

Teníamos claro que queríamos un gallinero con dos partes, la parte del patio dónde las gallinas salen a comer y escarbar ; y la parte de la caseta dónde duermen y ponen los huevos.

También sabíamos que queríamos un gallinero móvil, es decir que se pueda mover facilmente toda la estructura de un lado a otro, así podemos desplazarlo por los bancales del huerto , y a la vez que nos quitan las malas hierbas , nos lo abonan. Con dos niños hay que ser prácticos ;).

He de decir que casi todo el mérito es de mi chico, él es el que ha estado ahí horas y horas, pero yo lo comparto en el blog por si puede ser de utilidad a alguien.

Tuvimos la suerte de encontrarnos con una cajas que se usan en la construcción para portear material, pensamos que uniendo tres cajas tendríamos la estructura del gallinero hecha.

Hemos usado dos de esas cajas para el patio y una para la caseta, supongo que si no encontráis cajas de este tipo también se puede hacer con palés, lo único que habría que ensamblarlos para hacer esa estructura con ángulos o algún otro sistema.

En esta entrada únicamente os contaré como hicimos la parte del patio, reservando la parte de la caseta para la entrada próxima.

Empezamos por quitar las dos tablas de en medio de cada pared de la caja,como se ve en la foto.

Lo hicimos dando golpes con cuidado con la ayuda de un martillo.
Después  quitamos todas las tablas del techo y en una de las cajas le adosamos una puerta hecha con listones.La puerta va con bisagras y cerradura; y el objetivo de esta puerta es para cambiar facilmente el agua a las gallinas y echarlas de comer.
Una vez puesta la puerta en el techo de una de las cajas, esta se une con la otra caja por medio de tacos de madera para formar lo que será el patio.
Mientras tanto D, se dedicaba a sacar los piñones de una piña que nos habíamos encontrado en una de nuestras excursiones .
Una vez unidas las cajas, barnizamos toda la estructura y ponemos rejilla alrededor de todo el perímetro y en el techo de la otra caja, dejando un lado del patio sin rejilla; este lado será el que luego se una con la caseta.
Para poner la rejilla usamos unas puntas curvas que se clavan por los dos extremos, así queda perfectamente fijado.
Y después de un trabajo duro…
¡¡Unos ricos pistachos!!

Anuncios