D está enfadado, se acerca a E y la empuja, E cae al suelo y se echa a llorar.
La cojo en brazos y la calmo, mientras, miro a D, esta cabizbajo, triste..
Le pregunto:
-¿Como te sientes por lo que ha pasado triste o contento?
-Triste . Me responde él.
¿Cómo te sientes mejor, cuándo haces reir a tu hermana cómo el otro día en la bañera ó cuando la haces llorar cómo ahora?
-Cómo en la bañera .-me responde él.
-Eso es señal de que la quieres mucho…¿Sabes una cosa? Si tratamos bien y hacemos reir a las personas que queremos nosotros seremos más felices , y esas personas también.

Pensé a continuación en lo que había pasado, y en cómo los adultos muchas veces actuamos de forma bien distinta , cómo si este aprendizaje tan simple, de un niño de 3 años, lo olvidasemos a menudo o no lo hubieramos aprendido bien del todo.

Anuncios