La pasada noche , mi pequeña E te despertastes a las 5 de la mañana, te di teta en la cama, pero tu sólo querias jugar..intentastes saltar por encima de mi y despertar a D para jugar con él, asi que decidí que era el momento de levantarnos al salón. La casa estaba oscura, silenciosa, aún quedaban brasas en la chimenea del último leño de encina de la noche. Me senté contigo en el sofá de la casa, mirando las últimas ascuas,no quería dar la luz; te acaricié ,te bese y te abracé durante mucho tiempo.Te susurraba al oido todas las cosas que mi corazón sentía en ese momento. Después de nuevo te ofrecí de mamar, y te quedastes dormida. Estuvimos asi casi una hora, quería seguir durmiendo pero por otra parte quería seguir disfrutando de ese momento mágico de amor complicidad,silencio y calma que la noche nos regalaba y tan dificil es de conseguir en la vorágine del día a día.

Anuncios