Mientras que su papá escalaba, decidimos quedarnos cerca del río que esta al lado del Pontón de la Oliva, es una presa situada a 73km al noreste de Madrid , en la sierra de Ayllón ; del primer aparcamiento a mano derecha que encuentras nada más cruzar el puente, sale un camino-pista que llega hasta una zona arbolada al lado del río.

Un lugar ideal para estar con los niños…

 

Nada más llegar D y E se descalzaron y metieron sus piececillos dentro del barro-lodo de un arroyo, saltaban, chapoteaban y reían…
Esta vez habían tardado menos de 2 minutos en llenarse la ropa de barro 🙂
Cuando vamos al campo ,me gusta llevar en la mochila (a parte de una ropa completa de cambio para cada uno) utensilios con los que puedan jugar: esta vez traje unos cuantos recipientes,un embudo ,cucharas de cocina , un rastrillo y una carretilla.
E empezó enseguida a experimentar con el embudo:

Lo repitió varias veces, concentrada , después intentaba echar el liquido de la taza en un molde de arena y observaba una  y otra vez cómo el agua rebosaba del molde

Por otro lado D experimentaba haciendo barcos, había descubierto una gran corteza de árbol que se convirtió en un gran velero al que perseguir corriente abajo:

 

E seguía dándole vueltas a los volúmenes: ¿Y si echo el agua de un cubo entero en el conejito?

Una vez la pequeña E se había cansado del embudo, enseguida D aprovechó su oportunidad:
¿Entrará por aquí un palo?

¿Y que tal si echo piedras? ¿Saldrán por el otro lado?

 

Segundos más tarde, las piedras se convirtieron por arte de magia en soldados de Dark ¨Vaider montados en una nave que salieron volando por los aires al chocarse contra un meteorito…
Después del momento Star Wars, D empezó a imaginar que trabajaba en una mina, y tenía que llevar las piedras en carretilla al otro lado del río
Una vez en el otro lado, seleccionaba las piedras preciosas (cristales verdes que había entre la grava).
 Después de negociar llegamos al acuerdo de que las podría trasladar hasta la cueva del tesoro(un agujero  en una roca) pero cogiéndolas con el rastrillo.
Cansado del duro trabajo en la mina,D decidió cambiar de juego; ahora un tigre los perseguía por la selva…
E se une a la aventura, la única manera de escapar era subiéndose a un árbol y lanzándole antorchas de fuego.
Una de tantas tardes en el campo, APRENDIENDO, EXPERIMENTANDO,CORRIENDO, SALTANDO ,CHAPOTEANDO, CREANDO,CONOCIENDO NUESTROS LÍMITES, COMPRENDIENDO LOS PELIGROS, JUGANDO,IMAGINANDO…SIN LIMITES.
Anuncios