En el mundo en el que vivimos el wassap se ha instaurado en nuestras vidas casi sin darnos cuenta, de tal manera que lo necesitamos para quedar con amigos, estar en contacto con la familia,estar al día de asuntos del trabajo, deberes de nuestros hijos en el cole  o saber de amigos que viven lejos…

Tenemos varios grupos, con conversaciones paralelas en las que los miembros intervienen y dan su opinión sin parar,si no los revisas de vez en cuando te puedes encontrar fácilmente con más de 100 mensajes al final del día: -¿alguien me puede hacer un resumen? . Preguntan algunos.

Últimamente me doy cuenta a diario de lo que muchos ya sabéis: el wassap es una herramienta peligrosa, de doble filo .Aparentemente lo que sirve para acercarte a las personas(las redes sociales) te aleja de las personas que tienes al lado, que te hablan, que comparten comida contigo, que toman teta en nuestros brazos o nos quieren contar lo que acaban de descubrir.
La red social, nos atrapa sin remedio, somos pescaditos esclavos de la inmediatez, tenemos que saber en todo momento lo que se está diciendo, lo que se está opinando, a que playa ha ido mi amiga de vacaciones o las fotos del nuevo novio de mi prima..
La gente sabe si has recibido o leído el mensaje, y si tardas en contestarlos mas de medio día , unos cuantos se enfadarían por este motivo.
Tenemos la NECESIDAD de leer los mensajes en el momento que los recibimos, contestar los mensajes en el momento que los leemos y contar a todo el mundo lo que estamos viendo o sintiendo en ese momento.
Esa necesidad  a veces llega a convertirse en estres o ansiedad cuando algo a nuestro alrededor no nos deja leer o contestar con esa inmediatez que necesitamos/necesitan…
desgraciadamente muchas veces ese algo es nuestra verdadera realidad, no la virtual,si no la de verdad, nuestros hijos, nuestra pareja, nuestro compañero de trabajo que intenta ser simpático con nosotros ese dia…

Hace unos días tuve que estar en la sala de observación de urgencias con mi hija pequeña, estuvimos en la sala 9horas; vi pasar a muchas madres y padres con niños, la mayoría bebes; he trabajado en hospitales y lo que vi en ese momento me hizo reflexionar profundamente sobre todo esto.Lo que vi a mi alrededor me resultaba muy triste; los niños en la cuna con sus mascarillas de oxigeno y sus sueros mientras sus madres al lado no le quitaban el ojo a las pantallas de sus móviles mientras sus hijos lloraban o se quejaban ; puede resultar duro pero era así, muchas de ellas lo más que hacían era acunar con una mano mientras con la otra escribían … hace unos 10 años la sala de observación de urgencias era bastante diferente, no había móviles, y las madres estaban al lado de la cuna cogiendo la mano de su bebe, acariciándoles la cabecita, o simplemente observando cómo dormían.

¿No estamos perdiendo como sociedad un poco el norte?

Es difícil mantenerse al margen de la sociedad, al margen de esa gran red social que nos atrapa, pero lo que ví ese día en urgencias no me dejo indiferente.
¿Que les estamos transmitiendo a nuestros hijos?¿ qué realidad es la que verdaderamente vale más? Parece que nos importa más captar el momento con una cámara de móvil para luego compartirlo que disfrutar de ese momento en si. TOMAR CONSCIENCIA de cada momento, de cada risa, de cada logro , para luego recordarlo..y  no tener que recurrir a las fotos del wassap o del facebook para poder hacerlo.

¿y vosotr@s? ¿Qué pensáis sobre este tema? ¿como compatibilizáis las redes sociales con vuestro día y a día?

Anuncios