En un pueblo de Cáceres, limítrofe con la provincia de Salamanca, está este bonito pueblo llamado La Garganta.
Hasta él vamos para hacer esta pequeña ruta con niños.

Cuando llegamos al pueblo de la garganta, cruzamos el pueblo en dirección Candelario, cogemos la carretera secundaria y la seguimos durante unos 3km, allí  nos encontraremos un pequeño parking  dónde aparcar el coche a mano izquierda con paneles informativos.

Si queréis, también tenéis el lugar en mi nube, con GPS para encontrarlo mas fácilmente.
Y para mas información sobre el lugar podéis visitar la página de La Garganta.

Una vez allí podemos ver el corral de los lobos, una edificación rural y centenaria(del siglo XV aproximadamente), recuperada hace poco por el ayuntamiento de la zona.

Parece que se construyó por los habitantes del pueblo, en épocas en las que en estas tierras eran lugar de paso para los lobos.

Los habitantes construyeron esta edificación con grandes muros con la finalidad de hacer una trampa para lobos.
Ponían trozos de carne fresca en el interior del pozo ,de manera que el lobo con el olor de la carne entraba dentro ,pero luego debido a sus altos muros, no podía salir . Cuando se daba cuenta de la trampa, esperaba temeroso su fatídico final.

 

 

Hemos estado hablando sobre los lobos, durante un buen rato. Uno de mis animales preferidos ;).
¿Por qué les tendían trampas ? ¿ Por qué querían acabar con ellos? ¿ Por qué ahora no hay lobos por aquí…?

Ójala las nuevas generaciones sean capaces de convivir de manera respetuosa con este precioso animal, que las políticas y normativas cambien, que las mentalidades cambien hacía un planeta en el que todos tengamos cabida, en el que los animales no se extingan o estén en peligro de extinción por los intereses económicos de los hombres, los auténticos depredadores que no aparecen en los cuentos de caperucita ni de los tres cerditos.

Caminando un poco más abajo por el arcén de la carretera, no encontramos otro panel informativo, el del pozo de las nieves, bajamos por un bosque de pinos precioso, un poco “resbaladiso”cómo decía la pequeña E 😉

El pozo  es impresionante, una construcción realizada también por los habitantes de la localidad para guardar la nieve durante todo el  año.
La nieve era prensada en varias capas, hasta rellenar  toda la  superficie ( 7 m de diámetro y 10m de  profundidad!!) , una vez lleno el pozo se tapaba con hojas de helecho, y gracias a la sombra del pinar en el que estaba construido, aguantaba prácticamente todo el verano; posteriormente en caretillas y bien envuelto en hojas , se trasladaba a la “capital” o a pueblos vecinos que pagaban un  buen precio por ese hielo refrescante en julio y Agosto.

Una ingeniosa manera de ganarse la vida en pueblos de montaña sin mas recursos que las pequeñas huertas  y unas cuantas cabezas de ganado .

 

 

Además en esta época, el bosque nos regala unas cuantas setas para degustar ..ñam,ñam..

Espero que os haya gustado y que si pasáis cerca de  esta localidad con niños, no dejéis de visitarlo.

¡¡Feliz Otoño!!

Anuncios