Teniamos 4 días y decidimos escaparnos a Soria con la autocaravana, es una zona que apenas conocemos y sin embargo con muchos rincones bonitos que visitar.

Una de las paradas que hicimos en el viaje, fué en el cañon del río lobo.
Para mas info de cómo llegar y del lugar aqui.

Nosotros dejamos la autocaravana en el último parking, pasando la barrera, no había nadie cuidando el parque natural. Nos habían dicho que cobraban 4 euros por pernoctar pero allí no había nadie, suponemos que sería en temporada alta.

La tarde que llegamos al parking estábamos solos, todo un lujo, porque pudimos escuchar los animales nocturnos que habitan las sierras de soria, y ver el impresionante cielo estrellado que estamos teniendo estos dias de Noviembre tan despejado.

La mañana del sábado ya empezaron a llegar coches y el último parking  practicamente se llenó.

Se nos estropeo el sistema de agua de la autocaravana y tuvimos que coger agua de una fuente-pozo. Los niños estaban encantados dándole  a la palanca una y otra vez hasta que salía el agua.

También nos encontramos unos grandes matacandiles, lástima que estos no se comieran.

La ruta que hicimos con los niños fué desde el parking hasta la ermita de San bartolomé. La ida y vuelta son aproximadamente 2 km.

Aquí os dejo la ruta de wikiloc, dónde podreis  ver todas las fotos, información del recorrido y perfil de la ruta:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=view&id=11523926&measures=off&title=off&near=off&images=off&maptype=S

Powered by Wikiloc

wikiloc

Hay dos maneras de ir, una por una pista apta hasta para carritos y silla de ruedas ; otra por un caminito al otro lado del rio, un poco mas sombrío pero mas hermoso. Nosotros elegimos esta opción para la ida (es la que aparece en el wikiloc)

Características de la ruta:

distancia: 2,60 km
desnivel positivo: 1m
desnivel negativo:116m
tiempo con niños (3 y 5 años): 2 horas, parando en la ermita y en la cueva para comer.

Ideas para trabajar la ruta con los niños:

Podemos contarles que el lugar que vamos a ver es un lugar mágico: es un lugar muy bonito, con grandes praderas y río, un lugar tan bonito que los primeros hombres ya quisieron vivir allí, en cuevas, porque vamos a ver una cueva de hombres prehistóricos.¡¡ IMPORTANTE!!Si tenéis linterna o frontales, llevarlas para ver la cueva por dentro. Seguro que los peques la disfrutan mucho.

Unos años mas tarde, otros hombres  llamados templarios vivieron allí , depende de la edad del niño, se les puede contar más o menos cosas, nosotros simplemente les dijimos  que eran caballeros que vivían en esa iglesia, como si fuera un castillo…

¡¡Comienza la ruta!!

Durante todo el recorrido  vamos viendo las aguas cristalinas  y frías del río lobo:

Podemos preguntar a los niños si hay plantas dentro del agua y ¿ como respiran si no hay aire?…
Cogimos un nenúfar con cuidado para ver sus raíces y cómo son por debajo, luego lo volvimos a dejar en su lugar…

El primer puentecito para cruzar el río:

Aquí vemos más plantas acuáticas…

¿Que comerian los  hombres prehistóricos en este lugar?

Había nenúfares por doquier, las vistas del río son preciosas en todo momento.

Indicador pasado medio kilómetro.

 

La pequeña E caminando por una pasarela del camino, mientras contempla el barranco a sus pies.
¡¡ Desde esta pasarela ya se ve la ermita entre las rocas!!
De cerca, cada vez mas bonita, rodeada de rocas escavadas y verdes praderas.
Parece que esta  ermita templaria fué del siglo XIII,
Si quereis saber más sobre ella podeis clikar aqui

 

A la izquierda de la ermita, un enooorme puente de roca.

 

El símbolo de uno de los rosetones  de la ermita, parece que con influencias árabes por la estrella de 5 puntas que hay en su interior; lo veréis en varios paneles, pues es el  que utilizan cómo símbolo del  cañón del río lobo.

En frente de la ermita está la   gran cueva, parece que con grabados prehistóricos en la roca .
Dentro está bastante oscuro, asi que no se pueden ver los grabados, tampoco están señalizados.
Eso si, los peques se metieron por una minicueva circular con salida por otro lado y se pasaron un buen rato haciendo   espeleología con frontales.

 

Las hermosas vistas de la ermita desde la cueva.

 

Nos dio la sensación que fuera un lugar un poco mágico, un punto de atracción de diferentes civilizaciones la cueva prehistórica, un asentamiento de la edad de bronce (según se sube al puente de roca) y la ermita templaria…

Los niños también lo disfrutaron mucho, y el paseo se les hizo muy llevadero.

Espero que algún día os animéis a disfrutarla.

Anuncios