En nuestra visita a Teruel, uno de los sitios mágicos que vimos fue el hocino del pajazo y la paloma.
Se llama hocino a una hoz pequeña, el río Parra forma dos pequeñas hoces a su paso, una la de la paloma , otra la del pajazo.
Para llegar a ellas se parte el recorrido desde Las Parras de Martín (1.095 m), concretamente en su zona N, en dirección a Utrillas. Allí una señal del sendero PR-TE 41 indica al paraje de los Hocinos y un panel informativo explica el recorrido. Tras 300 m, una flecha a la derecha indica el sendero de los Hocinos.

Características técnicas de la ruta:

Distancia ida y vuelta: 5,18 km.
Desnivel positivo:190m
Desnivel negativo:190m.
Tiempo de ruta  con niños: 2 horas y media.

Interés de la ruta:

Conocer lo que es una hoz y como se forma.
Ver múltiples fósiles en las rocas.
Ver los estratos horizontales de las crestas para comprender el movimiento de las placas tectónicas.
Conocer una necrópolis y conocer por qué existían.
La belleza de las dos cascadas.
Avistamiento de gran cantidad de buitres leonados.

¿Cómo podemos preparar la ruta con los niños?

Si queremos antes de empezar la actividad podemos  hacer una pequeña introducción sobre lo que vamos a ver.
Podemos usar arena del suelo para explicar cómo se forma una hoz, echando un chorro de agua en la arena de manera continua queda un surco, eso mismo ocurre en la roca, pero cómo es más dura se necesitan muchos años para que se haga ese surco, esa hoz. Nosotros andaremos hoy por la hoz del río Parras escavada en rocas de miles de años de antiguedad con paredes gigantes a los dos lados del camino.

Podemos explicarles también que esas paredes hechas de rocas tan antiguas, guardan secretos de animales que vivieron hace muchísimo tiempo, son fósiles, y  si abren bien los ojos ,seguro que encontrarán formas de animales en las paredes de roca del camino.

También podemos hablarles que en el camino que vamos a hacer encontraremos una necrópolis, una necrólopolis es una “ciudad de muertos” un antiquísimo cementerio rupestre dónde se enterraba a los muertos.Podemos propiciar hablar del tema preguntando si hoy hay algún lugar dónde estén los muertos, si están también metidos dentro de las rocas cómo los muertos de aquella época, por qué creen ellos que harían una ciudad de muertos…

Para niños mas mayores, podemos hablar también sobre la formación de las montañas y los movimientos de las placas tectónicas, de una manera sencilla, por ejemplo usando varias laminas de goma eva de diferentes colores superpuestas unas encima de otras en sentido horizontal, ejercemos presion para formar una montaña en el medio, de esta forma el niño puede comprender que los estratos se vean en la naturaleza en vertical en algunos lugares, cómo el lugar que vamos a visitar.

Por supuesto no pueden faltar los prismáticos para avistar a los señores de estos parajes, los buitres leonados.

¿comenzamos la ruta?

Comenzamos la ruta con el mapa del recorrido,donde nos dan información de la distancia y desnivel de la ruta.

como podéis ver las pistas no tienen mucho desnivel y son muy accesible para niños.

 

Se empiezan a ver las grandes paredes a los lados del hocino, aquí pueden hacer un ejercicio de observación para ver la disposición de los estratos y recordarles el experimento que hicimos con la goma eva.

 

Un camino muy peculiar, lleno de pequeñas crestas y ¡Una buena oportunidad de hacer equilibrios!

 

Uno de los primeros fósiles que vemos sobre la roca, ¿De qué será?

Preciosas hojas por el camino:

Y líquenes cubriendo troncos

 

Aquí vemos mas fósiles

 

 

En esta foto se ve la necrópolis rupestre de artizuela, cómo la foto está hecha con el móvil no tiene mucha calidad, se pueden apreciar vagamente excavaciones en la roca a modo de agujeros o cuevas.

Arenisca roja con betas de cuarzo,  en el que se habían formado surcos hechos por el agua, D y E también disfrutaron pasando por este circuito lleno de agujeros gigantes.

Mas crestas en ambos lados del cañón.

 

 

Pequeño puente de madera para atravesar el rio Parras.

 

 

 

 

Continuamos con una pequeña pasarela que nos ayuda a subir la cuesta:

 

 

Cuando terminamos de subir la cuesta ( la única que encontramos en el camino) aparece la impresionante cascada del pajazo con 15 metros de caída.

 

Cuevas escavadas en la roca.

 

Volvemos sobre nuestros pasos y a la vuelta nos desviamos para ver la cascada de la paloma, una cueva con una hermosa caida de agua dónde anidan estas aves:

 

 

 

Una ruta que nos gustó mucho a todos, y cómo podéis ver dónde aprender muchas cosas.

Si queréis ver mas rutas en teruel, podéis visitar la entrada del  museo minero de escucha .

Hasta pronto.

Anuncios