Mañana empiezo a trabajar de nuevo, despues de 4 meses y 20 días tras el parto, tú solo tomas teta, estas feliz en los brazos, y no sabes dormir de otra forma que no sea en el foulard ó en la cama abrazada a mamá.
Mi corazón esta triste y lleno de dudas:¿Cómo nos las apañaremos para sobrevivir a las guardias de 24 horas?.Me saco leche cada dos por tres, esto me ayuda a no pensar demasiado y a sentir que estoy haciendo todo lo que está en mi mano para que estés bien.
Ayer volvi a releer después de tantas veces,un regalo para toda la vida de Carlos Gonzalez.
En su capítulo la vuelta al trabajo, habla de cómo han cambiado las cosas en 50 años, antiguamente,dice, la madre llevaba el bebe a cuestas todo el día, mientras araba, hacia las tareas del hogar ó cuidaba de los animales domésticos.Está claro que una madre que lleva su hijo a cuestas no puede hacer su trabajo al 100%,pero antes las madres y la cultura en general aceptaban que al niño había que dedicarle el 100% y del trabajo se hacia lo que se podía; ahora nuestra sociedad te exige dedicar a tu trabajo el 100% y con el niño se hace lo que se puede.
Él cree que la sociedad tiene que cambiar, debe cambiar, y que en los espacios públicos, oficinas,despachos…volverá a haber niños correteando, jugando, mientras sus padres trabajan.

¿Y por que no? A mi también me gustaría que eso fuera asi , que el mundo se volviera más humano , con personas mas sanas, mas naturales, sin tanta fachada o tapujos sobre ciertos temas.
Y si , es verdad que tengo suerte de que mis hijos tengan un padre tan maravilloso, dispuesto a renunciar a su trabajo por ellos, dispuesto a cogerse un año de excedencia, dispuesto a llevármelos al trabajo a ratos para poder dar la teta a E y jugar de vez en cuando con D;es cierto , si miras alrededor soy una afortunada,pero sin embargo eso no evita que esté triste al pensar en esas noches eternas sin vosotros, sin nuestra cama gigante dónde entramos todos, sin canciones de cuna, sin cuentos, sin dar la teta..
Ojalá que el mundo cambie y que mis dos pequeños ,
un día, cuando sean grandes, puedan disfrutar de ese mundo con sus hijos.

Anuncios